Aclaraciones a los pagos en efectivo

Aclaraciones a los pagos en efectivo

Recientemente entró en vigor una norma que prohíbe los pagos en efectivo por importe igual o superior a 2.500 euros, y que establece una sanción del 25% del importe abonado en efectivo en caso de incumplimiento. Ahora Hacienda ha dictado algunos criterios que aclaran algunas dudas sobre esta cuestión. Esta prohibición sólo se aplica cuando una de las partes de la transacción actúa en condición de empresario o profesional. Por tanto, no se aplica en operaciones entre particulares. Si en una misma factura se documentan varias entregas de bienes o servicios independientes, la limitación sólo afecta a las operaciones con importe a partir de 2.500 euros. Esto significa que si en una factura de 4.000 euros se incluyen dos operaciones independientes de 2.000 euros cada una, dicha factura puede ser satisfecha en efectivo. En operaciones de tracto sucesivo, es decir de pagos periódicos, como alquileres, contratos de suministro, etc. debe tenerse en cuenta el momento en el que son exigibles los pagos según el contrato, así como su importe. Si el pago exigible en cada cuota (por ejemplo, la mensualidad del alquiler) es menor a 2.500 euros, puede pagarse en efectivo. Las operaciones de 2.500 euros o más, no pueden pagarse parcialmente en efectivo, aunque se dividan los pagos y el pago en metálico no alcance dicho límite. Tampoco puede procederse de este modo aunque el pago de una parte quede aplazado. Si el importe de la operación es igual o superior a 2.500 euros no se pueden realizar pagos parciales en efectivo, aunque éstos no superen ese límite.